CARTA A LA SOCIEDAD DE FOMENTO "Núcleo de Vecinos Unidos Barrio Obrero Cal Molinedo", Valentín Alsina (Lanús O.)

Acta Declaración Independencia Económica 9 de Julio de 1947
08/09/2015
Como conocí a Evita y me enamoré de ella
08/09/2015

CARTA A LA SOCIEDAD DE FOMENTO “Núcleo de Vecinos Unidos Barrio Obrero Cal Molinedo”, Valentín Alsina (Lanús O.)

 

 

 

CARTA A LA SOCIEDAD DE FOMENTO

“Núcleo de Vecinos Unidos Barrio Obrero Cal Molinedo” Valentín Alsina (Lanús O.)

 

 

 

55ef46abb093f_img

Juan Domingo Perón en Madrid

 

 

 

 

 

 

Una de las cuestiones más extraordinarias que el exilio de Perón puso en práctica y en evidencia con alto grado de éxito en todas las acciones que desarrolló, fue la conducción a distancia. Esto es, durante el exilio forzoso al que la traición lo había empujado, siguió ejerciendo su conducción sobre el Movimiento Peronista, pero esta vez a más de 10.000 Km. del terreno de las operaciones. Seguramente uno de los más admirables casos que registra la historia universal para situaciones similares. A tal punto llegó su presencia y su conducción en la Argentina desde el exilio, que hasta pudo frecuentemente tener contacto directo con las bases y la militancia en el terreno de la acción, para orientar e impartir directivas sobre cuestiones concretas como aquellas que hacían a la vida cotidiana y las respuestas políticas que el régimen exigía. La carta que reproducimos lo prueba.

 

 

Madrid, 15 de enero de 1968

 

A los compañeros de la

SOCIEDAD VECINAL DE FOMENTO “Núcleo de Vecinos Unidos Barrio Obrero Cal Molinedo

Don Carlos Alberto Imperatrice y Don José Rodolfo Medina Valentín Alsina (Lanús O.)

 

Mis queridos compañeros:

 

Por intermedio del Secretario General del Peronismo, Mayor D. Bernardo Alberte, he recibido vuestra comunicación del 31 de diciembre pasado y les agradezco el recuerdo y el saludo que retribuyo con mi mayor afecto. En primer término les hago llegar mi encomio por la posición firme al lado del conductor táctico del Movimiento compañero Alberte quien tiene la responsabilidad de todas las acciones allí y, en consecuencia, toda la autoridad que necesita para defendernos. Nuestros enemigos han conseguido en parte meter la disociación en el Movimiento, más que nada merced a algunos de nuestros propios dirigentes que, olvidando sus deberes, atraídos por intereses personales o de círculo, pretenden realizarse en un peronismo que no se realice, sin percatarse que ese es el seguro camino de su propia destrucción. Ellos son los peores enemigos y los más peligrosos porque los tenemos metidos adentro y nada debemos dejar de hacer para destruirlos, antes que ellos puedan perjudicar al Movimiento. Empeñado en esa tarea, el compañero Alberto, merece el apoyo irrestricto de todos los Peronistas de buena fe que sinceramente anhelan el triunfo del Peronismo. Por eso veo con sumo placer la posición de Ustedes en contacto permanente con él que, si el Comando Superior lo ha designado, ha de ser por algo. Les felicito por haber alcanzado ya la organización de que me hablaban en cartas anteriores. Si la política de la dictadura militar que está azotando al país es dedicarse a la política comunal, nada más acertado de nuestra parte que oponerle en las comunas organizaciones como la formada por Ustedes que han de presentarle batalla allí donde ellos pretenden dominar. Si la dictadura y los demás no hacen llegar la ayuda que tienen obligación de arrimar a los barrios y zonas azotadas por el infortunio, es porque a nadie le interesa ayudar. Ello les dará a Ustedes oportunidad para ayudarse a si mismos, lo que pondrá en evidencia las diferencias que existen entre ellos y nosotros. Si las “autoridades” no cumplen su deber, tanto mejor, habrá llegado el momento de hacérselo notar públicamente y reemplazarlos en lo posible con vuestras propias organizaciones. Les adjunto las fotografías que me encargan. Les ruego que hagan llegar, junto con mi saludo más afectuoso, a todos los compañeros de la Sociedad Vecinal, mis mejores deseos para el año que se inicia, como asimismo el agradecimiento y saludo de Isabelita.

 

Un gran abrazo.

Juan Perón

 

Material aportado por el Cro. Rubén Martín Romero

 

 

 

 

 

Comments are closed.