CRONOLOGÍA 3

Volver anterior 1973 a 1975

 

1976

 

15 de enero: debido a profunda crisis política que afronta en su gobierno, Isabel, sabiendo que el golpe de estado estaba en marcha, juega sus últimas cartas y quema las naves realizando cambios extremos en su gabinete de ministros.
Entre esta fecha y el 12 marzo del año en curso, asumen en Interior (15-01) Roberto Ares; Raúl Quijano (19-01) en Relaciones Exteriores y Culto; Emilio Mondelli (03-02) en Economía; Ricardo C. Guardo (22-03) y José A. Deheza (12-03) en Defensa; Augusto P. Saffores (12-03) en Justicia y Miguel Unamuno (03-03) en Trabajo.
 

1º de febrero: sale a la luz la primera edición del Modelo Argentino para el Proyecto Nacional, editada por Ediciones del Modelo Argentino. El mismo fue la última propuesta que hiciese en vida Perón y de cuyo contenido hiciera un adelanto en el discurso ante el Congreso Nacional el 1º de mayo de 1974. Debido al golpe de estado que habrá de producirse semanas después, un grupo de militantes distribuyó a partir del 24 de marzo en forma clandestina, en mano y persona a persona esta histórica edición. 

18 de febrero: Isabel anuncia que no será candidata a presidente en las elecciones presidenciales que, como ya se había anunciado, se adelantaban para diciembre de 1976.

3 de marzo: Isabel convoca a su despacho al senador Italo Luder y a los ministros Deheza y Ares.
Lo intima a Luder, para que se defina en cuanto a si va dar lugar o no al pedido que ha recibido como vicepresidente del senado para convocar a la Asamblea Legislativa.
Después de una breve dilación y a pedido de Isabel responde: “Yo subí con Perón y voy caer con él. Hoy mismo voy a anunciar el rechazo.”
Queda cancelada la variable golpista institucional al no contar con la persona de Luder, quien era el candidato que más se aproximaba a esa posibilidad.
 

6 de marzo: presidiendo el Congreso del Partido Justicialista, Isabel pronuncia un discurso en el que dice con todo firmeza que: “Yo estoy dispuesta a seguir gobernando con entorno o sin entorno. A mí no me entorna nadie. No me entornó el General Perón durante 18 años. Así se lo dije y lo seguiré diciendo pese al gran respeto que tengo por mi mentor.”

10 de marzo: Isabel pronuncia un enérgico discurso donde acusa a las extremas derecha e izquierda de actuar con el mismo objetivo, esto es derrocar al gobierno democrático y hacer retroceder a la Argentina a un modelo anterior al de un país industrial. Dice, el propósito es “voltear la chimeneas que levantó el General Perón.” 

12 de marzo: José Alfredo Martínez de Hoz, levanta el secreto dentro de su círculo político y revela que el general Videla le ha pedido que sea su ministro de economía en el próximo gobierno que se avecina. Martínez de Hoz arma su gabinete y diseña el plan económico que ha de aplicarse y las primeras medidas a tomar, ocultando tal vez a los comandantes militares las dos principales, esto es la reforma financiera y la apertura arancelaria. 

16 de marzo: a pedido de Isabel, Ricardo Balbín se dirige al país por la cadena nacional de radio y televisión, en un desesperado intento de frenar el golpe que está en marcha.
Dice al terminar su mensaje, “No se realizará el país sino sobre la base de la unión de los argentinos. Señoras y señores, pido disculpas. Vienen de lo hondo de mi pensamiento estas palabras que pueden no tener sentido, pero tienen profundidad y sinceridad. No soy muy amante de los poetas, pero he seguido un poeta de mi tierra, ‘todos los incurables tiene cura cinco minutos antes de la muerte’.
Argentinos de todos los rincones, civiles de todos los lugares, militares de todo el país, brigadieres y marinos, ¿Para qué llegar a los últimos cinco minutos? ¿Por qué no estamos conjugando la ilusión de aquél poeta? Se acerca el angustiado, el enfermo, el desprotegido, todos los incurables que tienen cura cinco minutos antes de la muerte. Desearía que los argentinos, hoy, no empezáramos a hacer la cuenta de los últimos cinco minutos.”
 

22 de marzo: Videla comunica a los altos mandos que la fecha del golpe de estado es el día 24 y que Isabel Perón será detenida.
Desde muy temprano en la Casa Rosada se inicia una reunión citada y presidida por Isabel con todo el gabinete de ministros, autoridades del Partido Justicialista y el vicepresidente del Senado, Italo Luder.
Se debate intensamente y se resuelve citar a los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas para el día siguiente en el despacho del ministro de Defensa.
Isabel almuerza con los sindicalistas Lorenzo Miguel, Rogelio Papagno, Amadeo Genta y el ministro de Trabajo, Miguel Unamuno.
 

23 de marzo: José Deheza, ministro de Defensa, conversa largamente durante dos reuniones dentro de  este mismo día con los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas. Obviamente el resultado es negativo y se considera que la suerte ya está echada, excepto por una débil esperanza de negociación política con el Ejército. El golpe de estado sigue su curso.
En horas de la tarde Isabel convoca a una reunión ampliada del gabinete nacional con los titulares de las cámaras de senadores y diputados, Italo Luder y Nicasio Sánchez Toranzo respectivamente. Asisten Deolindo Bittel y Lázaro Roca por el Partido Justicialista y el gobernador de Santiago del Estero Cárlos Juárez. El ministro de Defensa Deheza informa que había discutido con los comandantes en jefe y les había hecho importantes concesiones políticas para detener el golpe. Videla había dicho que serían consideradas al día siguiente por sus altos mandos. Pero nada era creíble, era una mentira descomunal.
Cerca de las 23 hs terminó la reunión y la presidente se apresta a dirigirse a Olivos en helicóptero.
El dirigente político Francisco Paco Manrique, figura prominente de la llamada Revolución Libertadora de 1955, declara por radio Rivadavia en el programa de los periodistas Mario Monteverde y José Gómez Fuentes que, “Estamos asistiendo a las horas en que están echando a la pandilla”.
El diario La Opinión titula en su edición del día que “Mañana se cumplen 90 días de la apelación de Videla en Tucumán”
El diario La Razón en su quinta edición vespertina titula, “Es inminente el final. Todo está dicho.”
Ricardo Balbín responde, “Todo está dicho, pero el país sigue. Nada se termina ni nada empieza, es una marcha”
 

24 de marzo: este será el día en que, derrocando por la fuerza al gobierno democrático de Isabel Perón, la camarilla de altos mandos y oficiales de las Fuerzas Armadas, dará inicio a la peor dictadura de la historia política argentina. La más atroz y sanguinaria. La más vendepatria y la más destructiva. Nadie podía imaginar lo que vendría.
La decisión de dar el golpe militar, es llevada a cabo a pesar de que el gobierno de Isabel había anunciado el adelantamiento de las próximas elecciones presidenciales para noviembre de 1976.
Un análisis político realista, da cuenta que el “Proceso de Reorganización Nacional” (tal como se autodenominó la dictadura militar) que se inicia, estará en rigor, al servicio de los intereses económicos civiles más concentrados, más liberales, más ligados a los intereses extranjeros, cuyo objetivo fue la destrucción del sistema económico productivo argentino y su reemplazo por uno de especulación financiera y de feroz endeudamiento mediante estafas y negociados. No fue un golpe militar con civiles comprometidos. Fue un golpe civil que utilizó a los militares para terminar con la Argentina de la producción y del trabajo.
A las 0,49 hs Isabel aborda el helicóptero presidencial que está posado en el helipuerto de la terraza de la Casa Rosada. Se dirige a Olivos. La acompañan el secretario legal y técnico de la presidencia Julio González, el jefe de su custodia Rafael Luissi, un oficial del Reg. de Infantería Nº 1 Patricios y el edecán de turno. Despega un minuto más tarde.
A poco de iniciado el vuelo el piloto de la nave comunica que ha detectado un desperfecto en la misma y que aterrizará en el Aeroparque de la Ciudad de Buenos Aires.
No es cierto, es un pretexto. En realidad de lo que se trata es que ha dado comienzo la operación para derrocar y secuestrar a la presidente.
Al llegar a Aeroparque un grupo de efectivos militares rodean la nave e Isabel desciende de ella y se dirige hacia el salón de recepción de la base aeromilitar. Llegada a ese lugar se apersonan el general José R. Villarreal, el contralmirante Pedro Santamaría y el brigadier Basilio Lami Dozo.
Le comunican a Isabel que: “Las Fuerzas Armadas han asumido el poder político de la Nación, usted ha sido destituida y queda arrestada.”
Isabel: ¿Me fusilarán?
Tranquilícese, (le responden). Nuestra presencia garantiza su seguridad. Irá al interior.”
“¿Adonde
?”, pregunta Isabel. “Al Mesidor”, se le responde.
Isabel dice: “Estoy preparada para afrontar lo que hayan resuelto hacer conmigo.”
Julio González y Rafael Luissi son reducidos y detenidos.
A las 02,15 hs Isabel parte detenida, secuestrada y derrocada como presidente de la Nación en el avión T. 02 rumbo a Bariloche y desde ahí a la residencia de El Mesidor perteneciente al gobierno de Neuquén.
Sobre las 03,21 hs de la madruga la nueva Junta Militar que se apoderó del gobierno da su primer comunicado informando que a partir de la fecha el país se encuentra bajo el control operacional de la Junta de Comandantes de las Fuerzas Armadas. La misma estaba integrada por el general Jorge R. Videla, el almirante Emilio E. Massera y el brigadier  Orlando R. Agosti. Se anuncia el comienzo del llamado Proceso de Reorganización Nacional.
A las 03.40 hs de la madrugada la Junta difunde una proclama en la que intentan justificar la decisión de derrocar la gobierno de Isabel, afirmado que “Agotadas todas las instancias del mecanismo constitucional, superada la posibilidad de rectificaciones del marco de las instituciones y demostradas, en forma irrefutable, la imposibilidad de la recuperación del proceso por sus vías naturales, llega a su término una situación que agravia a la Nación y compromete su  futuro.” Prosiguiendo con el comunicado dicen: “Frente a un tremendo vació de poder, capaz de sumirnos en la disolución y en la anarquía; a la falta de capacidad de convocatoria que ha demostrado el Gobierno Nacional; a las reiteradas y sucesivas contradicciones evidenciadas en la adopción de medidas de toda índole; a la falta de una estrategia global que, conducida por el poder política, enfrentara a la subversión; a la carencia de soluciones para problemas básicos de la Nación, cuya resultante ha sido el incremento de todos los extremismos; a la ausencia total de los ejemplos éticos y morales que deben dar quienes ejercen la conducción del Estado; a la manifiesta irresponsabilidad en el manejo de la economía ocasionara el agotamiento del aparato productivo; a la ausencia total de los ejemplos éticos y morales que deben dar quienes ejercen la conducción del Estado; a la especulación y la corrupción generalizada, todo lo que se traducen en una irreparable pérdida del sentido de grandeza y de fe; las Fuerzas Armadas –en cumplimiento de la una obligación irrenunciable- han asumido la conducción del Estado”. Finaliza el documento de los siguientes párrafos: “Las Fuerzas Armadas desarrollarán durante la etapa que hoy se inicia, una acción regida por pautas perfectamente determinadas. Por medio del orden del trabajo, de la observancia plena de los principios éticos y morales, de la justicia, de la realización integral del hombre, del respeto a sus derechos y dignidad; así la República llegará a la unidad de los argentinos y a la total recuperación de ser nacional, metas irrenunciables para cuya obtención se convoca a un esfuerzo común a los hombre y mujeres, sin exclusiones, que habitan este suelo.”
Durante la mañana la Junta de Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, asume la conducción del Gobierno quedando como el órgano supremo del Estado.
Las primeras medidas que se toman en forma inmediata son: se declaraba la caducidad de todos los mandatos de las autoridades constitucionales en todos los ordenes, nacionales, provinciales y municipales; se disuelven el Congreso Nacional, las legislaturas provinciales y los concejos deliberantes en todo el país; se remueve a los miembros de la Corte Suprema de Justicia y de todos los tribunales superiores; se disuelven los partidos políticos, como también las organizaciones culturales y estudiantiles; se intervinieron la C.G.T. y de la C.G.E. quedando prohibidas todas las actividades gremiales; se dicta la disolución de la 62 Organizaciones Peronistas, queda suspendido el derecho de huelga y se eliminan los fueron sindicales.
 

26 de marzo: se da a conocer mediante la “Ley” nro. 21.256 el reglamento para el funcionamiento de la Junta Militar, del Poder Ejecutivo Nacional y de la Comisión de Asesoramiento Legislativo, conocido como Estatuto del Proceso de Reorganización Nacional. 

29 de marzo: designado por la Junta de Comandantes, asume la presidencia de la Nación el Tte. Gral. Jorge R. Videla.
A continuación juran los ministros del gabinete nacional:
-Interior: gral. Albano Harguindeguy
-Relaciones Exteriores y Culto: vicealm. César A. Guzzetti
-Economía: José Alfredo Martínez de Hoz
-Educación: Ricardo P. Bruera
-Bienestar Social: Julio J. Bardi
-Defensa Nacional: brig. José M. Klix
-Justicia y Culto: Julio Arnaldo Gómez
-Planeamiento: gral. Ramón Díaz Bessone
-Trabajo: gral. Horacio T. Liendo
Son detenidos masivamente funcionarios del gobierno derrocado, dirigentes políticos y sindicales en tal número que no habiendo lugar en las cárceles existentes, se habilitan buques de la Armada como lugar de reclusión.
Desde la noche anterior al golpe, distintos grupos de tareas de las Fuerzas Armadas se hacen presente en los grandes complejos industriales ingresando en las fábricas y deteniendo a dirigentes y delegados gremiales. Muchos de ellos desaparecerán para siempre.
Queda evidenciado como objetivo central de la dictadura la destrucción de sindicalismo argentino. Quedan conculcadas las libertades públicas de reunión, asociación  y expresión. Se clausuran diarios y revistas, deteniéndose a editores y periodistas. También desaparecerán muchos de ellos.

30 de marzo: mensaje de Videla a la población en el que justifica el golpe.

31 de marzo: se informa sobre el Acta donde se fijan el Propósito y los Objetivos Básicos del Proceso de Reorganización Nacional. 

2 de abril: asumen los nuevos miembros de la Corte Suprema designados por la Junta Militar, Adolfo Gabrielli, Horacio Heredia, Abelardo Rossi, Alejandro Caride y Federico Videla Escalada.
Durante 2 1/2 hs., el ministro Martínez de Hoz en uso de la cadena nacional de radio y televisión, anuncia las principales medidas y lineamientos del programa económico del gobierno militar.
Se destacan en primerísimo lugar la definición del tipo de economía a implementar como de producción, constituyendo la misma la peor mentira y falsedad proferida por este nefasto personaje, porque la economía a desarrollar sería exactamente lo contrario: destrucción del aparato productivo y del trabajo argentino a cambio de la instalación de la más cruda economía de especulación financiera.
Se anuncia la reducción del personal de la administración pública; la reducción del gasto fiscal (obras públicas); reducción de los déficit de las empresas públicas; aumento del 30% en el precio de los combustibles y similares en la electricidad y el gas; el incremento de las exportaciones tradicionales y no tradicionales (en rigor producir materias primas de acuerdo al modelo agroexportador); la derogación del monopolio del comercio exterior de cereales (claramente a favor de los monopolios agroexportadores privados); la derogación del régimen de nacionalización de los depósitos bancarios; la derogación de la ley de inversiones extranjeras siendo reemplazada por otra para favorecer el ingreso de capitales extranjeros; el aumento de un 55% en el precio del crudo para favorecer la explotación privada del petróleo con deterioro de los intereses de Y.P.F.; la liberación de todos los precios de los bienes y servicios y el congelamiento de los salarios, quedando como arbitrio del Estado su aumento periódico y la eliminación de las paritarias entre sindicatos y empresas.
Se extienden los campos de concentración en todo el país. Son detenidas miles de personas quienes van clandestinamente a esos lugares. La tortura, el asesinato, la desaparición de muchos de ellos y el robo de niños, pasan a ser los métodos crueles, despiadados, inhumanos, salvajes e implacables de la dictadura.

Mayo: Martínez de Hoz viaja a México donde se desarrolla la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo. Durante su estadía se entrevista con el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, William Simón quien le pide que adelante su viaje a Estados Unidos y que será recibido con todo el apoyo necesario en créditos para “refinanciar” la deuda externa.

Junio: viaje de Martínez de Hoz a Estados Unidos y Canadá. Objetivo conseguir créditos y refinanciar la deuda externa.
La deuda externa argentina a marzo de 1976 era de aproximadamente u$s 6.000 millones. Al terminar el proceso militar la misma alcanzaba los u$s 47.000 millones, es decir casi ocho veces más. La más grande estafa al pueblo argentino daba comienzo en este mes con este viaje de Martínez de Hoz a Estados Unidos.

Julio: con el mismo objetivo que en el anterior mes, Martínez de Hoz viaja esta vez a Europa, contactando prestamistas en Alemania, Holanda, Bélgica, Francia, España, Italia y Gran Bretaña.
El Fondo Monetario Internacional otorga el primer crédito habiendo aprobado previamente el plan económico argentino al que califica de “serio” y a las autoridades económicas argentinas con el respaldo suficiente para asegurar el futuro del mismo. El crédito alcanza los u$s 1.300 millones entre lo “aportado” por el F.M.I, Estados Unidos, Canadá y Europa.

2 de julio: Montoneros coloca y hace estallar una bomba en el comedor de la Superintendencia de Seguridad Federal de la Policía Federal en la ciudad de Buenos Aires muriendo veintitrés personas, entre ellas un civil.

4 de julio: fuerzas militares asesinan a tres sacerdotes palotinos y dos seminaristas en la iglesia de San Patricio, en el barrio de Belgrano de la Capital Federal. Sus nombres: sacerdotes Alfredo Leaden, Alfredo Nelly y Pedro Duffau. Seminaristas Salvador Barbeito y Emilio Barletti.

19 de julio: muere en un enfrentamiento con el Ejército Mario Roberto Santucho, jefe del E.R.P.

4 de agosto: es asesinado en La Rioja el obispo de esa diócesis mons. Enrique Angelelli, mediante la simulación de un accidente.

20 de agosto: son detenidas y desaparecidas treinta personas quienes, una vez asesinadas, son dinamitados en la localidad de Fátima, provincia de Buenos Aires.

16 de septiembre: son secuestrados siete estudiantes secundarios en la ciudad de La Plata durante un reclamo por el boleto estudiantil. Después de ser torturados en el llamado Pozo de Banfield, seis son asesinados.

13 de diciembre: matanza de ocho militantes de la Juventud Peronista ligada a Montoneros en Margarita Belén, provincia del Chaco.

El Peronismo está desorganizado: secuestrada y detenida Isabel, su conductora; dispersadas o replegadas sus organizaciones de superficie; detenidos miles de sus cuadros dirigentes políticos y sindicales. Solo la verdad de su doctrina hará que perviva.
Recrudece la violencia suicida y muchas veces salvaje de la guerrilla en la que pierden la vida inocentes sin vínculo alguno con las Fuerzas Armadas. Al mismo tiempo la represión oficial adquiere el mismo salvajismo de los grupos a los que se combate. La camarilla militar que conduce el proceso y los cuadros que le obedecen, pierden la oportunidad histórica de librar una guerra sin los mismos métodos de sus oponentes. Descienden al mismo nivel de estos y en muchas ocasiones son tan criminales unos como otros.

Literatura: se editan y son prohibidos por la dictadura, “Un elefante ocupa mucho espacio”, de Elsa Bornemann; “El pueblo que no quería ser gris”, de Beatriz Doumerc; “La ultrabomba”, de Mario Lodi; “Los cuartos oscuros”, de Carlos Gorostiza; “El beso de la mujer araña”, de Manuel Puig; “Del yugo sionista a la Argentina posible: esquema económico de la dependencia y la liberación argentina”, de Walter Beveraggi Allende.
En La Calera, provincia de Córdoba, en el Regimiento de Infantería Aerotrasnsportada se quema una montaña de libros el 29 de abril de 1976.
En la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, se queman miles de libros de la Biblioteca Popular Constancio C. Vigil.
En Sarandí, provincia de Buenos Aires se queman cerca de 1,5 millón de libros del Centro Editor de América Latina.
Son prohibidos los siguientes editores, periodistas, escritores, poetas y cantantes: Aída Bortnik, escritora; Jorge Romero Brest artista plástico; Roberto Cossa , dramaturgo y director de teatro; Crist, caricaturista; Julia Elena Dávalos, cantante folclórica; Griselda Gambaro , escritora; Horacio Guaraní, cantautor folclórico; Nacha Guevara, cantante; César Isella, cantautor; Litto Nebbia, cantautor; Pacho O’Donell, escritor; Gian Franco Pagliaro, cantante; Piero, cantautor; Ariel Ramírez ; pianista y compositor folclórico; Sergio Renán, cineasta; Mercedes Sosa, cantante folclórica; María Elena Walsh, cantautora y escritora; León Gieco, cantautor; Los Trovadores , grupo vocal; Los Indianos, grupo vocal y Los Huanca Hua, grupo vocal.

Cine: se estrenan 21 películas, entre ellas, “Te necesito tanto, amor” por Julio Saraceni; “Dos locos en el aire”, por Palito Ortega; “El gordo de América”, por Enrique Cahen Salaberry; “Los muchachos de antes no usaban arsénico”, por José Martínez Suárez; “La noche del hurto”, por Hugo Sofovich; “Tú me enloqueces”, por Sandro; “Soñar, soñar”, por Leonardo Favio; “Piedra Libre” por Leopoldo Torre Nilsson y “El canto cuenta su historia”, por Fernando Ayala y Héctor Olivera.

Deportes: la Argentina participa en los Juegos Olímpicos de Montreal, Canadá, obteniendo solo cinco diplomas y no ganando ninguna medalla con lo cual se convierte en la peor actuación de toda su historia.
En fútbol de primera A, el club Boca Juniors gana los dos torneos de este año, el Metropolitano y el Nacional.
En automovilismo, Héctor Luis Gradassi se adjudica el Campeonato de Turismo Carretera con un Ford Falcon.