DISCURSO DEL GRAL. PERON A SU REGRESO

DEL VIAJE A CHILE

AVANCE DECISIVO HACIA

LA UNIDAD

CONTINENTAL

 

Estación del Ferrocarril Gral. San Martín

Retiro-Ciudad de Buenos Aires

2 de Marzo de 1953

 

 

 

 

 

 

Resultado de imagen para peron discurso 2 de marzo de 1953 estación del ferrocarril

 

 

Perón en Chile con el presidente Gral. Ibáñez del Campo

Febrero de 1953 en Santiago de Chile

 

 

 

 

 

 

La Argentina y Chile, sin perder su soberanía, marcharán en adelante juntas hacia un destino común.

La idea de unidad, de asociación o federación americana, es tan vieja como nuestra independencia. Ya en 1810, el fiscal de Lima, Pedro Vicente Cañete, lanza por primera vez la idea de una asociación de naciones americanas. En Chile, Juan Egaña enuncia lo mismo, y ya en 1810 Juan Martínez de Rozas, un argentino que también fue chileno, presenta a nuestra Junta de Gobierno la idea de formar una federación de pueblos en la América Meridional. La oposición de Moreno, quien instó a Chile a formar gobierno propio, hizo fracasar esta iniciativa. El 19 de Septiembre de 1810 Álvarez Jonte lleva instrucciones, en su misión a Chile, de formar la federación argentino-chilena, y el 21 de Marzo de 1811 se realiza la primera Unión del Sur, tratado firmado por Álvarez Jonte en forma amplia y extensiva. En 1816 San Martín recibió instrucciones en el mismo sentido del gobierno de Pueyrredón. En 1818 las proclamas de San Martín en Chile y Perú y en Argentina afirman el mismo sentido americanista meridional. En 1817 Bolívar insinúa a Pueyrredón formar una sola nación de todo el nuevo mundo o bien, una sociedad de naciones en América Meridional. En 1822 Bolívar trata de hacer efectiva la idea anterior, y en 1826 se reúne el primer Congreso de Panamá, que el 22 de Junio de ese año, realiza los primeros tratados en el sentido de la unidad. Luego en 1831, en 1838 y en 1840 no se logra reunir el Congreso para llevar a cabo la unidad, a pesar del empeño de México que ya interviene en esta idea. En 1847 y 1848 se reúne el primer congreso de Lima, donde se establece la primera Confederación. El segundo Tratado de Lima realiza la Unión y Alianza. Luego en toda nuestra América, sea en el centro o sea en las formas de la Gran Colombia se han venido gestando y propugnando todas estas clases de unión bien recibidas por los verdaderos americanos, los que no sirven a los intereses bastardos, sino a los intereses de los pueblos de América. No se nos escapa que hoy, como siempre, hay intereses que se oponen a que nos unamos. La unión argentino-chilena no ha excluido ni excluye la futura adhesión de los pueblos hermanos de América. Cada argentino debe saber que esta es una acción constructiva, que no tiene finalidades ofensivas, que no está dirigida contra nadie y que tiene como único objetivo la felicidad y grandeza de los pueblos que la componen o compongan en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *