Decálogo de la Fraternidad entre los Pueblos de Argentina y Chile

NADA ESTABLE PUEDE SER FUNDADO EN LA MENTIRA
09/12/2015
Alvarez, Alejandro y Bellomo, Fabio
13/06/2016

Decálogo de la Fraternidad entre los Pueblos de Argentina y Chile

 

 

                                       banderas

 

 

Decálogo de la Fraternidad entre los
Pueblos de Argentina y Chile

 

28-02-1953

 

 

 

Luego de haberse firmado el 21-02-1953 en Santiago de Chile el Acta de Santiago entre los presidentes Perón e Ibáñez, siete días más tarde Perón proclama este extraordinario decálogo. Posteriormente los gobiernos de Paraguay, Nicaragua, Ecuador y Bolivia adherirán al Acta de Santiago.

 

 

 

 

1.-Cada argentino debe saber que los pueblos de Chile y de Argentina, conservando la plenitud de sus soberanías nacionales, son real y efectivamente pueblos hermanos y, en consecuencia, debemos trabajar por la grandeza de Chile y por la felicidad de su pueblo con la misma fe y con el mismo amor con que trabajamos por nuestra propia felicidad.

 

2.-Desde hoy los chilenos serán considerados compatriotas por todos los argentinos, y ésta debe ser una consigna de honor nacional.

 

3.-Cada argentino debe comprometerse a trabajar en su puesto por el acercamiento material y espiritual de los pueblos de Argentina y Chile.

 

4.-El Gobierno, el Estado y el Pueblo argentinos arbitrarán todos los recursos y medios que contribuyan a consolidar en Chile la Justicia Social, la Independencia Económica y la Soberanía Política, del mismo modo que luchamos por las nuestras, porque ellas son las únicas bases de la unión comprometida.

 

5.-La unión argentino-chilena no ha excluido ni excluye la futura adhesión de los pueblos hermanos de América sobre las mismas bases de Justicia Social, Independencia Económica y de Soberanía Política.

 

6.-Las organizaciones sociales, económicas y políticas del pueblo argentino habrán de promover la máxima vinculación posible con sus similares chilenas, a fin de realizar una acción armónica y solidaria en defensa de los intereses comunes. El gobierno prestará su más amplio apoyo a estas vinculaciones entre los pueblos hermanos.

 

7.-La legislación general argentina deberá corresponder en el futuro a la unión de los pueblos de Chile y de Argentina.

 

8.-Los organismos del Gobierno y del Estado, en la Nación y en las provincias, particularmente en las provincias y territorios limítrofes con la hermana República de Chile, coordinarán su acción con sus similares chilenas sobre bases de real y leal sinceridad.

 

9.-Todo acto contrario a los intereses comunes de la unión de los pueblos argentino y chileno será considerado por los argentinos como una falta de honor en relación con el compromiso contraído.

 

10.-Los pueblos de Argentina y Chile son depositarios absolutos de esta alianza puesta bajo la protección de Dios, fuente de todo amor, de toda justicia y de toda libertad.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *